Sombra desenamorada

No quiero que me digas que me quieres,
ni digo yo que quiera que me quieras.
Lo que quiero es quererte hasta que vieres
que el amor es etéreo aunque lo vieras.

Que el amor es etéreo, y si quisieras
rescatarlo de olvido y desplaceres
deja que te lo entreguen mis quimeras,
mis prisioneros sueños, mis quereres.

No imagino vivir sino a tu lado,
no imagino otra noche que tu noche
ni una casa sin sol por el pasillo.

Envejecer contigo es tan sencillo
que dudarlo sería tal derroche
como negar mi voz de enamorado.

Author: Javier Benítez Láinez

Docente de español en el Centro de Lenguas Modernas de la Universidad de Granada

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.