La madrastra

Invoca su presencia

con lágrimas de seda.

Sobre la piel tan blanca

su niñez espejea,

y entre las aguas claras

de su memoria etérea,

de la mano enlutada

se derrama una estrella

que recoge y que guarda

y que muestra entremedias

como si fuera ágata

con encajes de perla.

Pero cuando reclama

que la escuchen y entiendan

las calladas campanas

la despiertan.

Autor: Javier Benítez Láinez

Docente de español en el Centro de Lenguas Modernas de la Universidad de Granada

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.