Balón de reglamento

A mi hijo Pablo, para el futuro

Cuando de niño, como muchos niños,
las tardes de los sábados bajaba
al descampado de la iglesia. Daba
igual lo malo que fuera: El Pestiños,

me llamaban a mí. Los descariños
nunca los tuve en cuenta. Me quedaba
un buen rato esperando. Protestaba
si descubría a veces ciertos guiños

de los dos capitanes, que elegían
los equipos dejando a los peores
para el final. Y si en algún momento

notaba que si erraba un gol reían,
suspendía el partido entre clamores.
Era mío el balón de reglamento.

Author: Javier Benítez Láinez

Docente de español en el Centro de Lenguas Modernas de la Universidad de Granada

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.