A una amiga que cumple veinticuatro

Veinticuatro suspiros, cotilleos,
el silencio más corto y más profundo,
veinticuatro por mayo, parpadeos,
veinticuatro miradas por segundo.

Veinticuatro forzados balanceos
de córneas serpentinas. Errabundo,
otro sueño pasea mis deseos
por mor de este soneto inverecundo.

Que las estrellas de la noche traigan
a tus hermosos siempre veinticuatro
madreselvas con elfos encantados.

Y que sepas gozar de este teatro
cuando llegue mi voz a tus dictados
y las nieves igual de bien te caigan.

Autor: Javier Benítez Láinez

Docente de español en el Centro de Lenguas Modernas de la Universidad de Granada

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.