Casa con amigos

A Ramón Repiso y Alfonso Salazar. Y a Tatá

Mis amigos son gente muy normales:

poetas, delincuentes, asesinos,

profesores, maestros, zangorrinos,

pintores y escultores asociales.

Mis amigos, serenos, son cabales

-dan consejos que no son peregrinos-

mas borrachos los temo: son marinos

groseros al par que sentimentales.

Mis amigos no cuentan sus desdichas

si es que no están al borde del abismo,

pero el día que estallan te sobornan:

con versos y con monguis, cuatro pichas

nocturnas que celebran el bautismo

de las estatuas que el paseo adornan.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.