Sombra y remedio

¡A los remos!¡Rememos todos!¡Reme

usted, remen ustedes!¡Sin remedio!

Es la única manera ¡Reme, al leme!

¡Venzamos de los truenos el asedio!

 

Contracorriente van los que no luchan,

quienes no aman y en vida se enarbolan

contra las propias balas que encartuchan

y guardan nada más porque tremolan.

 

Tremolan con las cosas más triviales

y olvidan lo sencillo de lo humano:

que lata un corazón, hablarle al viento,

 

reírse de las sombras capitales,

reírse sin remedio, remo en mano

y bogando hasta el último momento.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s