Sombra y nada

Conecto con las sombras de mi casa

por el pasillo abierto de tu herida,

y busco sin hallar una salida

soluciones de luz febril y escasa.

 

Cuando la noche llega y se retrasa

el pretil de tu cuerpo en la tendida

luna, la madrugada deshambrida

devora mi ilusión, me sobrepasa.

 

Si yo he aprendido a amarte en las primeras

horas del alba y sueños concendidos,

y alegre navegué por tus gemidos,

 

no dejes que se escapen mis quimeras

cuando llega la noche iluminada

y todo se transforma en polvo, en nada.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s