Sombra y nada

Conecto con las sombras de mi casa

por el pasillo abierto de tu herida,

y busco sin hallar una salida

soluciones de luz febril y escasa.

 

Cuando la noche llega y se retrasa

el pretil de tu cuerpo en la tendida

luna, la madrugada deshambrida

devora mi ilusión, me sobrepasa.

 

Si yo he aprendido a amarte en las primeras

horas del alba y sueños concendidos,

y alegre navegué por tus gemidos,

 

no dejes que se escapen mis quimeras

cuando llega la noche iluminada

y todo se transforma en polvo, en nada.

Anuncios

Author: Javier Benítez Láinez

Docente de español en el Centro de Lenguas Modernas de la Universidad de Granada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.