Sombra huida

Non fuyades cobardes y viles criaturas

que un solo caballero es el que os acomete.

(Don Quijote de la Mancha, Cap. VIII)

 

Me voy porque no quiero que te vayas

y meto tu dulzura en mi bolsillo

por si mañana brillas con tu brillo

y dices ciertas cosas que ahora callas.

 

Me voy aunque me quedo con lo puesto,

que no cambio de abrigo ni de almohada,

que deseo tu boca y la vaguada

de tu profundo valle bello, inhiesto.

 

Me voy porque quizás ya te hayas ido

cabalgando en tus sombras más hurañas,

dejándome por voz este alarido

 

que se clava en mi pecho, en mis entrañas,

y que acaba quitándome el sentido

si en mi sueño apareces y me arañas.

2 comentarios sobre “Sombra huida

  1. Puedes mantener un gran discurso con palabras mas o menos acertadas, pero la vida que desprenden tus versos es de un paladar de dioses. Seguiré siendo de tus mejores y mas incondicionales fans.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s