Sombra amor

Amor, amor, amor, amor, amor,

por más que te lo diga y no me canse,

por más que te lo pida sin decirtelo,

por más que te suplique

que vuelvas a mirarme

con ojos limpios, con mirada clara,

con otro corazón amanecido y tuyo,

sin otra soledad que la del nombre,

sin dudas ni rencores,

con la fe de un abrazo

sin odios enemigos, más me ignoras.

Recuerda amor, amor, amor, amor,

que te he dado la vida

con la risa de un niño,

que compartimos juntos

la voz de los poetas,

el corazón de un árbol,

la inmensidad del mar en el otoño,

el dolor y la muerte

y la inquietud de un llanto a medianoche.

Y ten presente amor, amor, amor,

que daría mi vida por tí, amor,

amor, que renuncié a mi libertad

y a cierta vida alegre de bohemio

tan sólo por crear contigo

nuestro modesto reino de ilusiones,

el hombre del invierno,

la bella señorita primavera,

la luz de los veranos,

los otoños cumplidos,

la desolada casa que abandonas.

Y recuerda por siempre

que te quiero sin límites, amor.

Amor, amor, amor, amor, amor.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s