Sombra y fábula

La casa nueva está en mí, en mí ya mora.

Y no es casa en reforma, sino de nueva planta,

con excelente tierra para poner a almanta

semillas de un distinto jardín donde se ahervora

la cosecha futura y el singular presente.

Canta un gallo a lo lejos, en plena madrugada.

Pero al compás, cercana, sin fililí la echada

de una perdiz se escucha broznamente.

Se la siente indignada, contrariada, furiosa,

pues conoce muy bien a ese gallo Morón

que vencido en la lucha aún conserva su orgullo,

y equivocado canta para la recelosa

gallina peleona que desde mi balcón

veo con la perdiz. Mientras, oigo un maúllo…

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s