Travelling

Los primeros domingos del verano,
antes de que acabaran las clases del colegio,
eran tus preferidos.
Porque estaban las playas aún con poca gente
y algunas extranjeras se bañaban
desnudas en la cala.

“Son actrices de cine”,
gritaban excitados tus amigos
camino del paseo,
con unos cuantos duros
robados del cepillo de la iglesia
por aquel monaguillo con cara de angelote.

De dos en dos minutos
usabais por turnos el mirador azul.
Una intensa emoción inconfesable
se hacía dueña de ti cuando encontrabas,
tras una panorámica fugaz por las hamacas,
esos cuerpos sin nombre y piel de caramelo,
tendidos en la arena, dorados por el sol.

¿Qué sensación extraña, qué misterio
tiraba de vosotros después hacia las rocas,
allí donde rompía el mar su calma
y las nuevas parejas
sellaban, con un beso de amor, su compromiso
sin fin, hasta la muerte?

¿Qué castigo de un dios, te imaginabas,
sufrirías si fueses descubierto
en mitad de esas rocas,
con traje de domingo,
y en pecado mortal, a pleno día?

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s