Blancanieves

Porque mientras tú duermes
sola me toco
se me va la esperanza
de amarte un poco.
Y con mi nombre, amigo,
cubriendo heridas
las siete soledades
que me cautivan,
las siete letras, cielo,
de mis pasiones
que son gemidos ciegos,
que son ladrones,
siete alaridos, vida,
siete ilusiones
que liberan mi mente
de tus prisiones,
de tus prisiones, sí,
de tus prisiones
por donde muere el viento
que descompone
siete ilusiones,
siete gemidos
que se van por el aire
martilleante
de tus quejidos.

Anuncios

Author: Javier Benítez Láinez

Docente de español en el Centro de Lenguas Modernas de la Universidad de Granada